Somos azafatas de vuelo, no camareras

undefined

Cuando viajamos en avión como pasajeros y atravesamos la puerta de la aeronave, lo primero que nos encontramos es a una guapa (o guapo, ojo!) azafata de vuelo que nos da la bienvenida a bordo. Ese es el primer contacto que existe entre el pasajero y la tripulación de vuelo y, por tanto, hace pensar que esa figura que saluda con una gran sonrisa, muy educadamente y con los brazos en una posición de bienvenida, es la imagen de la compañía. Y si, lo somos. Todos nuestros actos y comportamientos, sean buenos o malos, a partir de ese momento, se van a traducir en actos y comportamientos de la compañía para con el pasaje. Tiene su lógica. En cierto modo estamos representando a la compañía para la que volamos.

También tiene su lógica que los pasajeros piensen que somos “camareras del aire”. Si lo pensamos con detenimiento… acompañamos a nuestros pasajeros a sus asientos (como lo hacen los maîtres en los restaurantes), les mostramos la carta menú, les servimos la comida y bebida y se la retiramos -como hacen los camareros-… ¿por qué no íbamos a ser camareras entonces?

Hoy nos gustaría “desmitificar” todas estas ideas preconcebidas que existen en torno a la figura de la azafata de vuelo y os vamos a explicar la realidad.

En la primera diapositiva que vemos en AURA CRP en la asignatura de "Operación normal y de emergencia - ONE" se refleja claramente una afirmación que todos los alumnos deben tener muy clara desde que empiezan la formación como azafata de vuelo (espero, señoritas y señoritos antigu@s alumnos que se os haya quedado fijada en la memoria) y es la siguiente:

"Los TCPs hacemos algo más que servir Coca-Colas. De hecho, esa no es nuestra función principal".

"NUESTRA FUNCIÓN PRINCIPAL ES LA SEGURIDAD: DEL PASAJE, DE LA AERONAVE Y DE LA PROPIA TRIPULACIÓN"

Es cierto que saludamos, servimos comidas y bebidas, ayudamos a acomodarse a los pasajeros y los despedimos, pero eso es solo un 0,0001% de la razón por la que estamos en el avión. Estamos en el avión por seguridad. Estudiamos, practicamos y sabemos todos los pasos que tenemos que realizar si ocurre cualquier emergencia a bordo. Y no solo hablamos de despresurizaciones y evacuaciones. ¿Sabeis que sabemos como asistir un parto? ¿Y apagar un fuego? ¿Y que podemos y estamos capacitadas para asistir a los pilotos en algo mas que hacerles un café?

La seguridad del pasaje: nosotras -siiiiii nosotras- somos las que en caso de que haya que evacuar el avión, os vamos a abrir las puertas, os vamos a activar el inflado del tobogán por el que vais a saltar y os vamos a ayudar a salir. También os vamos a asistir dentro del avión si os ponéis malitos y no hay un médico o si simplemente tenéis un pánico horrible a volar.

La seguridad de la aeronave: somos nosotras las que si hay un fuego en alguna parte de la cabina (cabina de pasajeros, donde vais sentados) lo vamos a extinguir, nosotras las que vamos a evitar que alguien fume y ponga en peligro esa seguridad, nosotras las que tenemos todo el material de emergencia y las que lo bajamos del avión en caso de que ocurra cualquier cosa. Entre ellos, la radiobaliza (una ayuda de la que hablaremos más adelante y que permite localizarnos si, como si de la película “Naufrago” se tratase, acabáramos en una isla desierta).

La seguridad de la propia tripulación: nos queremos, mucho. A nosotras y a nuestros compañeros. Y por eso cuidamos los unos de los otros. Y nos encargamos de que todos nosotros estemos sanos. También nos ayudamos mucho y siempre tratamos de estar “ahí” cuando nos necesitan nuestros compañeros.

Nuestra formación es extensa. Mucho. En las entrevistas a alumnos les digo que no solo somos azafatas: somos camareras, médicos, psicólogos, y un sinfín de apodos que no os podeis imaginar. Pero la realidad es otra. La realidad es que estamos POR Y PARA LA SEGURIDAD. Por eso, por favor, cuando hacemos la demostración de seguridad (eso que tantas veces habéis visto y os sabeis tan bien de memoria), fijaos bien. Miradnos –aunque a veces nos de vergüenza-, escuchadnos y valorad lo que estamos haciendo, porque lo estamos haciendo por nuestros pasajeros y su seguridad.