fbpx

El proceso para convertirse en Tripulante de Cabina de Pasajeros está muy protocolizado. Además de completar un curso especializado, los aspirantes deben someterse a un examen final para obtener el Certificado de Tripulante de Cabina.

Este artículo destacará las distintas partes de este examen y algunas de las pruebas prácticas que los alumnos deben superar.

PARTE TEÓRICA

La primera parte del examen final para convertirse en Tripulante de Cabina consiste en una prueba tipo test. Los aspirantes tienen un tiempo límite de 45 minutos para responder a 50 preguntas. Se admiten hasta 12 fallos, lo que requiere un buen nivel de conocimiento y preparación en aspectos como la seguridad aérea, procedimientos de operación normal y de emergencia e incluso de primeros auxilios. 

 

PARTE PRÁCTICA

La parte práctica del examen final es crucial para evaluar las habilidades y competencias de los futuros Tripulantes de Cabina. Entre las prácticas que los alumnos deben desarrollar se encuentran:

Apagado de fuegos y humo

Los aspirantes deben conocer y aplicar el protocolo de lucha contra incendios en la cabina. Esto incluye, por ejemplo, aprender a apagar posibles conatos de incendio, como los que podrían ocurrir en los hornos de los aviones.

Primeros auxilios y medicina aeronáutica

En esta sección, se evalúan las habilidades de primeros auxilios de los aspirantes. Deben  por ejemplo, demostrar conocimientos, en reanimación cardiopulmonar (RCP), la maniobra de Heimlich, administración de oxígeno a los pasajeros y la posición lateral de seguridad.

Supervivencia en medios acuáticos

Los futuros Tripulantes de Cabina también deben estar preparados para situaciones de emergencia en entornos acuáticos.

Algunas de las pruebas a las que se enfrentarán son, por ejemplo, r
ecorrer 100 metros en un tiempo máximo de 2 minutos y 30 segundos, apnea, nadando una distancia de 8 metros bajo el agua.

Además, se evalúa la capacidad de arrastrar a un herido utilizando o no, un chaleco salvavidas e incluso el conocimiento sobre el uso de balsas salvavidas.

El examen final para convertirse en Tripulante de Cabina es una evaluación completa y rigurosa que abarca tanto los conocimientos teóricos como las habilidades prácticas necesarias para desempeñar el trabajo.

Superar este examen es un paso fundamental para obtener el Certificado de Tripulante de Cabina de Pasajeros, expedido por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) y dependiente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.  Aquellos que logran obtener este certificado demuestran su compromiso con la seguridad y el bienestar de los pasajeros en el entorno aéreo.

SOLICITA INFORMACIÓN SIN COMPROMISO

Consentimiento

6 + 7 =

×